Publicado en poemas

El amor que me sana

Mirar dentro con respeto,
respirar intentando la calma alcanzar,
cerrar lento los ojos buscando
poder mirar de verdad.

Escuchar ese respirar,
esa consciencia que sale a rescatar
de la pesada y abrumadora espuma que
cubre mi mentalidad.

Ser la mano que me saca del abismo,
sentir el final de ese abismo,
peso muerto, golpe duro y seco.
Sentir esos ojos que me quitan
la escama del juicio, de la dura
maldad que ríe de mis miedos.

Sentir el autoabrazo salvador,
ese amor sanador, que con calma
y viento va curando cada herida
que abrí.

Abrir los brazos para que el vértigo
me invada el pecho, sentir el viento
escandaloso que se adentra abrupto
y gracioso por mi garganta,
sentir, ser, abrazar, abrir,
en resumen; amar para sanar
porque ese amar(me) es mi sanar,
mi salvar, mi yo más real.


Destello Lunar

Publicado en poemas, poemas

Silencio gritado

I

¿De verdad cuidas de mí?
¿De verdad estás presente cuando estoy por acabar con mi vida?
¿De verdad estás cuando lloro y me desgarro el alma?
¿De verdad existes?
últimamente me demuestras
que sí, que existes, pero…
¿Será que se me caducó la fuerza?
¿Será que no sé de que va eso de tener fe?

¿Si existes por qué me dejas al borde el precipicio?
¿Si existes por qué me dejas sola y sin paz?

II

¿Será que el fin lo acabaré tomando
con mis manos?
¿Será que eso de “morir joven” venía con una decisión mía?
¿Será que me querrás cuando deje este cuerpo atrás?
¿Te encontraré?
¿Te veré luego de esta vida?
¿Será que el fin es solo un mejor comienzo?
¿Será? ¿para qué? ¿por qué?
preguntas que tal vez no tendrán tu voz
como respuesta, Dios.

III

¿Es acaso solo algo temporal?
¿Es acaso exceso de estrés?
¿Es acaso una prueba mas para salir adelante?
¡Es que al ritmo que vas acabaré convertida en diamante!


IV

¿Es la paz que busqué el camino que estoy tomando?
¿Es esta la respuesta que tanto necesité?
¿Es esta la “palabra” que necesitaba encajar?
¿Es esta la “decisión” que debía tomar?

¿Por qué pareces aparecer en este punto
y antes no?
¿Por qué yo y otra no?
¿Por qué tu luz busca mi humanidad y sombra? ¿Es por ese verso de “quién a Dios busca, Dios le busca”?

V

Tú, eres grande,
yo, soy pequeña,
tú, eres misericordioso
yo, inclemente conmigo.

Tú, eres dulce desde antes del tiempo,
yo, necesité del tiempo para aprender
a ser dulce y amorosa conmigo.

Tú, me buscas siempre,
yo, pienso que a veces no me buscas,
Tú, lleno de ternura me dices cada día
“te busco porque me buscas,
te miro porque sabes mirarme,
te abrazo porque te creé.”

VI

Escuchas con amor mis gritos de silencio,
miras con ternura mis pasos,
como si siempre fuesen los primeros,
olfateas mis preguntas y le das aliento
por respuesta,
tomas en tus manos mis dolores humanos y los abrazas con cariño divino.

VII

Sueña extraño pero gracias por tus silencios,
sueña extraño pero gracias por llegar
hoy y no antes,
suena extraño pero gracias por ocultarte en las nubes, gracias por darle a mi incesante pregunta, una respuesta “negativa” sé que si te pudiera verte
me desvanecería tu luz.

VIII

¿Me cuidas? creo que sí,
¿Me desvías cuando mi mente se desvía?
creo que sí,
¿Me amas cuando no me amo yo?
creo que sí,
¿Me acaricias el alma?
creo que sí,
¿Me creaste para ser así?
creo que sí,
¿Te puedo preguntar más?
creo que sí y mientras “crea que sí” te seguiré buscando, te seguiré preguntando
y seguiré siendo la tú diseñaste para mí.
La luz que solo se reconoce en el amor.

Destello LunarI

¿De verdad cuidas de mí?
¿De verdad estás presente cuando estoy por acabar con mi vida?
¿De verdad estás cuando lloro y me desgarro el alma?
¿De verdad existes?
Últimamente me demuestras
que sí, que existes, pero…
¿Será que se me caducó la fuerza?
¿Será que no sé de que va eso de tener fe?

¿Si existes por qué me dejas al borde el precipicio?
¿Si existes por qué me dejas sola y sin paz?

II

¿Será que el fin lo acabaré tomando
con mis manos?
¿Será que eso de “morir joven” venía con una decisión mía?
¿Será que me querrás cuando deje este cuerpo atrás?
¿Te encontraré?
¿Te veré luego de esta vida?
¿Será que el fin es solo un mejor comienzo?
¿Será? ¿para qué? ¿por qué?
preguntas que tal vez no tendrán tu voz
como respuesta, Dios.

III

¿Es acaso solo algo temporal?
¿Es acaso exceso de estrés?
¿Es acaso una prueba mas para salir adelante?
¡Es que al ritmo que vas acabaré convertida en diamante!


IV

¿Es la paz que busqué el camino que estoy tomando?
¿Es esta la respuesta que tanto necesité?
¿Es esta la “palabra” que necesitaba encajar?
¿Es esta la “decisión” que debía tomar?

¿Por qué pareces aparecer en este punto
y antes no?
¿Por qué yo y otra no?
¿Por qué tu luz busca mi humanidad y sombra? ¿Es por ese verso de “quién a Dios busca, Dios le busca”?

V

Tú, eres grande,
yo, soy pequeña,
tú, eres misericordioso
yo, inclemente conmigo.

Tú, eres dulce desde antes del tiempo,
yo, necesité del tiempo para aprender
a ser dulce y amorosa conmigo.

Tú, me buscas siempre,
yo, pienso que a veces no me buscas,
Tú, lleno de ternura me dices cada día
“te busco porque me buscas,
te miro porque sabes mirarme,
te abrazo porque te creé.”

VI

Escuchas con amor mis gritos de silencio,
miras con ternura mis pasos,
como si siempre fuesen los primeros,
olfateas mis preguntas y le das aliento
por respuesta,
tomas en tus manos mis dolores humanos y los abrazas con cariño divino.

VII

Sueña extraño pero gracias por tus silencios,
sueña extraño pero gracias por llegar
hoy y no antes,
suena extraño pero gracias por ocultarte en las nubes, gracias por darle a mi incesante pregunta, una respuesta “negativa” sé que si te pudiera verte
me desvanecería tu luz.

VIII

¿Me cuidas? creo que sí,
¿Me desvías cuando mi mente se desvía?
creo que sí,
¿Me amas cuando no me amo yo?
creo que sí,
¿Me acaricias el alma?
creo que sí,
¿Me creaste para ser así?
creo que sí,
¿Te puedo preguntar más?
creo que sí y mientras “crea que sí” te seguiré buscando, te seguiré preguntando
y seguiré siendo la tú diseñaste para mí.
La luz que solo se reconoce en el amor.

Destello Lunar

Publicado en Sin categoría

Hablarme

I

Intentar quitar los distractores,
respirar aunque a medias…
intentarlo otra vez,
respirar al ritmo y potencia del mar.

Cerrar los ojos y exhalar,
verme realmente,
sentirme sin la interferencia
que supone la corporalidad,
abrazarme sin cuerpo,
renunciando con él a la experiencia conocida.

Renunciar al abrazo (re) conocido,
salir veloz y violenta del cuerpo
que me acoge y vivenciar un nuevo abrazo, un nuevo inicio; la luz que abraza la sombra que con ella proyecta.

II

La luz que renuncia a ser solo luz,
la luz que renuncia al ego de vivenciarse
superior y elevada.

La sombra que es espejo de esa luz,
la sombra que pone nombre y rostro
a esa nueva forma de existir.

La renuncia al cuerpo, la renuncia
a la experiencia conocida, cómoda y estática.

La renuncia que supone nuevas anuncias,
desconocidas formas de vida.
Renuncia que sigue el ciclo sin fin,
novedad del ser, ser otra,
ser con otra forma,
ser completamente desconocida.

Ese cuerpo renunciado que proporcionó
respiración, miradas, juegos, risas y momentos.

III

¿Ahora cómo se respira?
¿ahora cómo se mira?
¿ahora cómo se vive?
¿sigue existiendo la temporalidad?
o ¿solo existe el presente?
¿existen espejos en donde verme?
o ¿solo las sombras que proyecto
serán el reflejo?

Nueva forma,
todo lo aprendido ya no sirve,
solo funciona con un cuerpo
conteniendo a esta luz,
¿ahora cómo será el vivir?

Me queda sentir el vibrar de mi luz
abrazándome para ver en las sombras,
las respuestas.


Destello Lunar